Reto número 6:

El poder del Mantra: Intentional Running

El poder de la conexión mente y cuerpo.

El  cuerpo tiene una influencia directa sobre las funciones del cerebro:

-El ejercicio aumenta los niveles de los neurotransmisores: Serotonina, noradrenalina y dopamina
-El ejercicio aumenta los niveles de hormonas en sangre: Endorfina.
-La Postura Corporal expansiva aumenta los niveles de testosterona y disminuye los de Cortisol; libera estrés y eleva la autoestima. (Amy Cuddy, Psicóloga social, profesora e investigadora de la Universidad de Harvard, sobre la Postura de Poder)

  • El cerebro, nuestros pensamientos, tiene poder determinante sobre como el cuerpo siente, funciona y sana.

Los resultados del deporte, tanto en términos de eficiencia como de beneficios mentales, se multiplican si volcamos en su desarrollo el poder de la Conexión Mente-Cuerpo.
¿Cómo volcamos ese poder en el Running? Combinando el ejercicio aeróbico y el mental
1.Correr inmerso en el movimiento.
Mindfulness o Runfulness. Correr de modo consciente conectando la respiración y mente.

2.Correr con una Postura corporal Expansiva
Técnica correcta de carrera. Tronco erguido, pecho abierto, mandíbula elevada y la mirada al frente.

3.Correr con un mensaje positivo empoderante.
Mantra. Lo que pronunciamos tiene poder sobre nuestros pensamientos y termina transformándose en creencia. (Wendy Suzuki, profesora de Neurociencia y Psicología en el Centro de Ciencias Neurales de la Universidad de Nueva York)

¿Cómo construir el mensaje?

Antes de cerrar los ojos cada noche, construir un sueño.
Hecho el camino en tu imaginación, tu Doer y tu Thinker se sentirán absorbidos por él.
El cerebro es como un músculo, debemos entrenarlo a dirigir sus pensamientos hacia donde nos propongamos.
Walden os sugiere que uséis el Running para realizar esas flexiones que necesita vuestro cerebro. La imaginación os echará un cable para ello.
Seleccionad antes de salir dos elementos de ese sueño que habéis construido la noche anterior.
– Una palabra clave y un escenario-

1º La palabra clave será tu anclaje.

Escoge una palabra empoderante relacionada con tu deseo, -de una o dos sílabas, para que se pueda sintonizar fácilmente con la  cadencia de la respiración. Úsala cuando tu mente se vaya por otros derroteros, es decir, si te invaden los  pensamientos negativos.
Sacas del bolsillo la palabra mágica y “ZAS” vuelves al ahora
Mi palabra clave: es “Cielo”.
Nuestros Walden Runners propusieron las siguientes: “sol”, “jungla”, “Kenya” “mar”, “fuego”.

2º El escenario: 

Selecciona un paisaje idílico en el que te fascinaría avanzar camino de tu sueño y sumérgete en él.
Será la película mental que proyectarás desde la zona del entrecejo con los ojos entornados para abstraerte.
Yo me sitúo entre el cielo y agito mis alas como un Águila sorteando las nubes.
“Planeando entre las nubes” fue mi escenario
Las sugerencias de nuestros chicos fueron muchas: La playa, un atardecer en África o el asfalto por donde suelen trotar en silencio sin ruidos y sin coches.

Trotad persiguiendo vuestros proyectos
Con ello lográis dos objetivos: Comenzáis a creer en vuestros sueños y el Running se transforma en Walden Running: una forma diferente de correr.
Runfulness: Run Here Now.
«Volemos como águilas encima de las nubes con la vista siempre fija en el Sol.”
Os propongo ese escenario.
¿Cuál será vuestro anclaje?