Reto número 1: ¿Qué es la INTEROCEPCIÓN en el Running?

Cualquier actividad que requiera para su ejecución un acto de voluntad y de esfuerzo controlado, como el Running, comienza en el interior. No vamos a tumbarnos en una camilla y dejarnos manipular por una máquina o por un terapeuta, es nuestro motor interno el responsable de:

  • Su inicio.
  • Su mantenimiento en el tiempo.
  • Su mejora.

Serán nuestros recursos internos los responsables de dichos procesos.

¿Cuáles son los recursos internos?

  • Estados de ánimo
  • Sensaciones
  • Intuiciones
  • Órganos y músculos
  • Pulsaciones
  • Pensamientos
  • Respiración

¿Cómo podemos utilizarlos para favorecer aquellos procesos?

Mediante el proceso de Interocepción o Sexto Sentido recuperamos de la conexión con  las señales de nuestro cuerpo.
Vivimos desconectados, confiando a la tecnología o a los médicos su interpretación. No detectamos un ataque de ansiedad hasta que no estamos a punto de ahogarnos, ni una situación de estrés hasta que se hace crónica. Incluso las lesiones en el deporte hablan antes de producirse. Hemos desconectado el circuito neuronal que las recibe y envía al cerebro.

¿Cómo usamos el Running para ello?

  1. Calmar la Mente contando hacia atrás la respiración, dividida en sus dos fases, mientras calentamos, para eliminar el ruido. De este modo secuestramos el lado izquierdo del cerebro con las matemáticas y liberamos al lado derecho responsable de la creatividad.
  2. Foco Interno: Realizar un escáner corporal dirigiendo el foco mental, como si fuera una linterna, con curiosidad, a cada músculo y órgano del cuerpo.
  3. Foco en un proceso: Sincronizar los pasos con la respiración, hasta alcanzar la armonía. Movemos el Foco mental hacia un proceso activo.
  4. Foco en la técnica de carrera. Sincronizar la postura con la respiración, equilibrando  la tensión y la relajación a través de las dos fases: – inhalación con la misión de recarga energética (relajación) y exhalación con la misión de colocación postura (expansión).
  5. Foco en los estados de ánimo. Sincronizamos la respiración con una visualización o un mantra positivo.

Añadimos al proceso una  pequeña complicación para mantener el interés de la mente.
Resultado:

  • Un trote en estado de relajación-concentrada.
  • Armonía en el movimiento.
  • Menor sensación de esfuerzo.
  • Mayor eficiencia.
  • Disminuye el nivel de tóxicos en la sangre
  • Control del estrés y de la ansiedad.
  • Se refuerza el sistema inmunológico.
  • Neurogénesis.

Cuando el cuerpo sienta cómo se recarga el cuerpo usando adecuadamente la bomba de la Respiración y cómo avanza con menor esfuerzo con una buena técnica lo grabará en las neuronas buscando en cada una de las salidas, como por instinto, su reproducción.Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

¿Cómo correr en estado de concentración-relajado o de consciencia inconsciente?

La armonía en el movimiento, “balance”, consiste en encontrar el equilibrio entre dos actividades en principio contrapuestas:
  • Concentración:

-Atención activa.
-Mindfulness: Estar presente en el Movimiento

  • Relajación:

-Atención pasiva.
-Meditación: Estar presente en la Respiración.

Si nos concentramos en exceso estresamos la postura y si nos relajamos en exceso desparece el esfuerzo.
El equilibrio se encuentra en la fusión de ambas actividades en el punto en el que la Respiración se encuentra con el Movimiento.

¿Cómo las conecto?

El  Metodo Walden los conecta a través del Sexto Sentido o la “Interocepción”, esto es, cerrando los ojos a los cinco sentidos externos para abrirlos a la oscuridad interior; siendo la Respiración la linterna o el haz de luz que ilumina el camino en su recorrido.
Para conseguir esa fusión debemos seguir estos pasos:
1º.- Aprender a observar a través del  Sexto Sentido o Sentido Interno lo que se cuece dentro de nuestro cuerpo, tanto a nivel muscular como emocional.
2º.- Localizar los músculos internos que intervienen en el Running
3º.- Dirigir su movimiento conectándolos a la inhalación y la exhalación:
Ej: Inhalo: avanzo la pelvis; Exhalo: me dejo llevar.
Inhalo: abro el pecho como un acordeón; Exhalo: lo suelto….
El paso más difícil es el 2º, por ello somos incapaces de prevenir las lesiones o los ataques de ansiedad, no los vemos venir.

El QiGong entrena este estado de consciencia-inconsciente a través de la conexión con el interior.

 Los movimientos lentos, suaves y armónicos de esta terapia sanadora Oriental son similares a los que desarrollaríamos en un Running a cámara lenta.

Su ejecución, vista desde fuera, parece algo sencillo; no obstante cuando pongo a mis Walden Runners a practicarlo se tambalean. ¿Por qué?
Porque ponen su atención en el Hacer en vez de conectarse con su Ser.
Se focalizan en: “levantar la pierna muy alto, no caerse,  elevar el brazo a la altura de la cabeza, copiar al otro o pensar en su imagen .”

Somos incapaces de aunar siquiera en unos breves minutos estos los tres planos de nuestra existencia, mente, cuerpo y alma.
Pero poco a poco vamos consiguiendo abstraernos de la realidad que nos rodea, cerrando los ojos al exterior, anclando la mente en la respiración y moviendo el chi o energía que nos anima con las palmas de las manos.
Estos breves momentos de claridad nos van devolviendo la capacidad de escuchar la música o el silencio de nuestro cuerpo.
Lo trasladamos al running
El Running es el chikung en movimiento. La postura y la pericia necesaria son las mismas. Las piernas flexionadas, las plantas de los pies acariciando el suelo, la pelvis adelantada, los brazos doblados en ángulo de 90 grados, los hombros echados hacia atrás y el pecho mirando al cielo.
Una vez debidamente posicionados despegamos los pies del suelo y avanzamos.
Empieza el baile. Balanceamos los brazos hacia delante y hacia atrás sosteniendo entre las palmas de las manos el chi, (el espíritu que nos anima) ofreciendo al mundo la función que hemos venido a desarrollar.
Dirigimos nuestros pensamientos a la respiración, sintiendo como el aire llega a nuestro abdomen, recoge nuestro potencial y lo expande por nuestro cuerpo. Meditamos sobre nuestro lugar en este mundo.
Y lo coordinamos todo con nuestros pasos. Todos a una.
Al explicarles cómo fusionarse a través de la respiración con el movimiento, fluyen:
Inspira: eleva la pierna y el brazo.
Expira: Desciende y gira…….

Ver: ¿qué aporta el QiGong al Running?