Reto número 2:

¿Sabías que el enemigo está en casa?

Convivimos con un niño caprichoso, llorón y muy inteligente que conoce a la perfección nuestras debilidades y se aprovecha de ellas.

Seleccionamos nuestros metas cargados de pasión y llenos de esperanza y nos disponemos a trazar la Hoja de Ruta apostando por el esfuerzo y la perseverancia; sin embargo, no calculamos que el enemigo se encuentra en casa.

 En cuanto bajamos la guardia, surge como un diablillo lanzándonos piedras donde sabe que somos más vulnerables, con la intención de sabotear nuestros planes.

Ese niño, ese enemigo imprevisto, es nuestra MENTE
La mente produce unos 60.000 pensamientos diarios y la mayoría son negativos, repetitivos y del pasado. Si además nos encontramos en un momento presente que exige intensidad y esfuerzo, su nivel de negatividad incrementa. 

¿Cómo podríamos prepararnos para combatirla e incluso transformarla en nuestra aliada?

Usando la misma estrategia que funciona con los niños: 

  • Educándola para que nos respete con la consistencia.

El niño que es consciente de que su padre cumple su palabra, no intentará disuadirlo cuando reciba un no o lo hará con menos insistencia.
La mente sigue el mismo patrón. Muéstrale a tu enemigo que eres consecuente con tu planificación, que sigues siempre tu Hoja de Ruta. 

  • Distrayéndola con otra actividad que capte su atención.

Si el niño insiste en que dejes lo que estás haciendo y le prestes atención, el siguiente paso es distraerlo con una actividad que le seduzca.
La aislamos en un rincón con una cuidadora fantástica que capte su atención: La Respiración.

El #MétodoWalden os propone trasladar esta filosofía a vuestro #Running.
Tras haber seleccionado el Running como una pieza indispensable para alcanzar vuestra meta con sentido vital, estáis dispuestos a darlo todo a base de esfuerzo; sin embargo, sin una buena estrategia os encontraréis un camino lleno de obstáculos reales e “imaginarios.”

La estrategia del Run-Fulness

  • Dale siempre a la Mente un mensaje de Coherencia.

            Planifica la agenda semanal de tus salidas con metas cumplibles conservadoras.
Medid vuestras posibilidades, puntuarlas y rebajarlas en dos, proporciónale a la mente un modelo de consistencia a gravar en su parte subconsciente.

  • Controla su Atención: MindfulRunning

En el Running no existe Pelota que capte la atención de la mente y la disuada de su afición a vaticinar desastres.
¿Qué pelota podemos proporcionarle para traerla al presente?
            La Respiración.
         La fórmula es correr concentrados en la Respiración, forzándola a realizar este proceso:

  1. Visualizar el recorrido del aire desde la glotis hasta el diafragma.
  2. Contar la cadencia de la respiración: Un, dos, tres, inhalo observando el oxígeno entrar hasta el abdomen; un, dos, tres, exhalo visualizando como sale.

Sería correr en modo Meditación o Mindfulness
Porque, al fin y al cabo ¿qué es Meditar?
Focalizar el lado izquierdo del cerebro en un objeto, ya sea el ommmm de los lamas, una llama, la oración o la respiración.
¿Para qué Meditar?
Para silenciar a la mente y alcanzar el estado de paz que nos permita volcar todo nuestro esfuerzo, sólo, en eliminar los baches y las piedras que surjan en nuestro caminar hacia nuestro objetivo.

Cuando la gente me pregunta en qué pienso mientras corro tantas horas, siempre les contesto lo mismo:
No pienso, cuento y cuando llega la paz, entonces veo cómo alcanzar mis sueños.