Reto número 2:

La conexión Mente-Respiración

Mientras trotamos, simplificando, se activan dos corrientes de energía paralelas con sus procesos bioquímicos y psico-somáticos:
  • La inyectada por la mente en el movimiento. Sistema nervioso voluntario ( Envía órdenes al cuerpo de levantarse y moverse )
  • La inyectada por el oxígeno en nuestras venas. Sistema nervioso autónomo (Sistema simpático, fight or flight response/ parasimpático, descansa, digiere y repara)
Estas dos corrientes pueden superponerse o ir cada una por su lado. Si las fusionamos canalizándolas en la misma dirección aprovecharemos al máximo la energía, evitando pérdidas por colisión o rozamiento.                      ¿Cómo las canalizamos en la misma dirección de modo que la unión multiplique la fuerza? 1º.- Dividimos el Running en las mismas fases que las de la respiración . 2º.- Asociamos mentalmente cada fase a una imagen y sensación.
  • Inhalación: Fase de ESFUERZO, aprovechamos la absorción de oxígeno para exigirle intensidad al Running.
Asociación Mental Consciente a esta Fase: Sistema nervioso simpático, Fight or flight: – Recarga. – Elevación, ascendemos como si fuéramos un globo aerostático llenándose de aire – Crecemos. – Potencia
  • Exhalación: Fase de RECUPERACIÓN, aprovechamos la liberación de anhídrido para darle una tregua al Running
Asociación Mental Consciente a esta Fase: Sistema nervioso parasimpático, descansa y recupera. – Limpio el cuerpo de ácido láctico. – Avanzo sin esfuerzo como si pincháramos el globo y saliéramos disparados. – Relajación y recogimiento. – Controlo el caballo para que no se desfonde. Corre siempre en dos fases,  usando la ola de la respiración para hacer surf en ella  y cuando alcances la orilla exhala la tensión, dejando espacio de nuevo para la carga. Runfulness, vuelca el poder de la Conexión Mente y Cuerpo en tu Running de modo que, el sistema neuroendocrino, a través de su hormonas, desplace tus barreras físicas y mentales.